LA COLUMNA DE FRANCIS BLACKMAN.

*** Más rápido de lo que canta un gallo. Apenas pregunté a Roque Atencio cómo estaba haciendo para comer plátano, si allá en El Moján se paga 250 bolívares por unidad, larespuesta llegó en versos: Francis vos tenéis razón/ Ni friticas ni tostones/ Tampoco los patacones/ Me darán indigestión/ Ya que la exageración/ Por parte del platanero/ Merma mucho mi dinero/ Y de forma necesaria/ Saqué de la dieta diaria/ Al buen plátano zuliero/ Como dice aquel refrán/ Que con insistencia suena/ Siempre será súper buena/ La torta a falta de pan/ Por eso aquí en El Moján/ Nos morimos en las pajas/ Como el plátano es alhaja/ buscamos otro alimento/ que nos sirva de sustento/ y evitamos la mortaja.
Roque es Roquito y punto.

*** Me complace constatar que al fin los compositores nuevos han entendido la situación y este año hay buenas gaitas. Cuando digo buenas me refiero a que son auténticas gaitas y eso es bueno. Sin embargo, hago observaciones: No puedo mostrar el mismo optimismo en el renglón conjuntos, que apelan a cornetas, cornetines, clarinetes, saxofones y cuanto periquito quieran, silenciando con la peor de las intenciones al cuatro, furro, charrasca y  tambora. Ese proceder no lo avalo.
Otra: Quien componga una gaita alusiva a la Plaza Baralt, debe hacerlo en función a lo que es actualmente y no atenerse al pasado, lo que fue y no en lo que hoy es. Remodelaciones van y vienen y no se produce el rescate definitivo, mucho menos de la prestancia, el bullicio y colorido que había en la plaza años atrás.
Fíjense en el basurero en que está convertido el área del Convento. Da vergüenza el lugar porque lo han tomado como letrina, ante la desidia de las autoridades. ¿Quién va a pasear a la plaza? ¿Quién a sentarse y pasar un buen rato? Allí tiene que funcionar un bulevar donde la gente vaya a tomarse un café y conversar de lo lindo. Si se escribe una gaita en torno a la plaza debe ser una protesta, por la destrucción disfrazada de remodelación que durante años le han aplicado a la misma.

*** A 23 años de haber llegado al mundo, Franyibel del Rosario García Falcón, mi ahijada, recibe un sinfín de parabienes de sus padres Franklyn y Maribel, su hermano Franger y de este su padrino. Convertida en una hermosa mujer, Franyibel, quien además es modelo, está de lo más cumplimentada en su fecha onomástica. Todas las bendiciones del cielo caigan sobre ella para felicidad suya y de todos sus familiares y amigos. A las bendiciones de Dios añado las mías.

*** 39 años después me luce que Marisela Rubio canta mejor que entonces. Recibo la gaita Sueños Míos, Mundos Míos, de Renato Aguirre. La escuché una y otra vez pues los matices de su voz llenan el espacio. Demostrado está que quien es bueno en algo, lo es hasta el final.

*** Se puso en marcha el sistema de pensiones a gaiteros en San Francisco. Se hizo un filtro, para favorecer a 10 de los más necesitados, los que mayores problemas de salud y económicos tienen recibirán su salario mínimo.
Se trata  de seguridad social y no de mantener a quienes por el  solo hecho de haberestado en una tarima y pegar tres gritos, se consideran gaiteros y creen que el Gobierno está obligado a solucionarle sus problemas. Que se favorezca, luego de un estudio familiar socioeconómico al que esté realmente necesitado, mi juicio, más que una idea, es un debe ser.

*** Desde Los Puertos de Altagracia recibo la décima A los Olivitos, compuesta por Naylú Molero y Albert Salazar, y cantada por Alfredo Estévez con el grupo Ensamble Miranda. Confieso que resultó reconfortante porque la décima mantiene su esencia y no la deforman. El tema está más que bien logrado.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!